ATENCIÓN AL DETALLE –
MANTENIENDO UNA VISIÓN GENERAL

A menudo se sumergen en sus dibujos durante minutos, muy concentrados y prácticamente inmóviles, revisando cada detalle y haciéndose preguntas: ¿Se puede construir el arnés precisamente en esta línea de transferencia en esta planta en particular? ¿Cómo puedo lograr el tiempo óptimo de producción? ¿Cuántas máquinas de corte, sistemas de prueba y plantillas necesito?

PLANEACIÓN DE  LA PRODUCCIÓN

A menudo se sumergen en sus dibujos durante minutos, muy concentrados y prácticamente inmóviles, revisando cada detalle y haciéndose preguntas: ¿Se puede construir el arnés precisamente en esta línea de transferencia en esta planta en particular? ¿Cómo puedo lograr el tiempo óptimo de producción? ¿Cuántas máquinas de corte, sistemas de prueba y plantillas necesito? Al buscar respuestas, nuestros Planeadores de Producción piensan en las demandas del cliente, así como en el trabajador de producción, que necesita traducir sus directivas a la práctica, vigilando los costos requeridos y los posibles ajustes que podrían ser necesarios después de que comience la producción. Al desarrollar el concepto, él o ella necesita reconocer, evaluar y tomar en consideración todas las variables posibles, ya que, en el análisis final, toda la producción depende de esto: desde la construcción de prototipos hasta la producción en masa de los arneses finales.

Un trabajo que no deja espacio para los nervios débiles o para las vanidades. Porque a veces los conceptos tienen que ser ajustados a corto plazo; por ejemplo, cuando el cliente desea cambiar el motor o la unidad de refrigeración en su vehículo sin pensarlo. Esta es la razón por la cual un cierto sentido de calma es una de las características clave de cualquier planificador de producción, así como la atención a los detalles y la disposición para asumir una gran responsabilidad personal. En la oficina o en el banco de pruebas. Solo o en diálogo con los demás. Al principio o al final del proceso de producción. Los proyectos finalizan de manera regular, pero nunca se abandonan por completo. Porque, al final, el planificador de producción siempre es responsable de asegurarse de que su concepto cumpla lo que promete: una producción óptima.

¿Eres un entusiasta apasionado que nunca pierde de vista el panorama general?

¡Entonces únete a nuestro equipo!